jueves, marzo 20, 2008

Overcoming inertia

Curioseando por ahí encontré una cita q me llamó la atención.

“So many fail because they don't get started -- they don't go. They don't overcome inertia. They don't begin.”
W. Clement Stone

Vayamos por partes.

“They don't go. They don't overcome inertia. They don't begin.”

Ésta es la parte q me atrajo. ¿No os sentís así a veces ciertas tardes, o mañanas, en las q simplemente no podéis hacer nada? Inercia es una buena palabra. Pereza, lasitud, apatía, desidia, indolencia, flojedad, desgana, indiferencia, dejadez, flema, desinterés, inacción, inactividad, pasividad, letargo. Son muchas palabras para expresar lo mismo. Da miedo q haya tantas palabras en español para lo mismo, ¿es q las necesitamos todas? El lenguaje es curioso y nos avisa de nuestras neuras.

¿Habéis conocido a alguien q no sintiera esta inercia, de algún modo, en algún momento, de al menos cierta intensidad? Yo creo q no. Bueno, sí, en personajes de ficción. Ellos siempre se mueven, luchan, pelean, ni siquiera van al baño; seres incomprensibles, por otra parte.

A mí me resulta especialmente difícil superar esos momentos puntuales de inercia. Lo q me lleva a preguntarme, ¿hay personas q sienten esta inercia siempre, a todas horas, con tanta intensidad q no les permite vivir? Los q sufren depresión, supongo. En una noticia acerca de jueces con problemas psicológicos leí esta descripción de la dolencia de uno de ellos:

“Trastorno depresivo recurrente por el que está recibiendo asistencia médico-psiquiátrica, lo que le ha producido una disminución de su impulso vital con incidencia en su producción laboral e intelectual".

Disminución de su impulso vital... Si los médicos empiezan a hablar de impulso vital, temblad, arrepentíos, huid, el fin del mundo se acerca. Por lo menos, el tuyo.

Recuerdo dos cosas:

  • una, q la cantante Sinead O’Connor (creo q era ella) mencionó en un entrevista q tenía días (días enteros!) en los q sólo podía dormir y esperar a q llegara el día siguiente, y
  • dos, el cuento Instrucciones para subir una escalera, de Julio Cortázar (q os copio más abajo), porq siempre me ha parecido q no sólo enseña a subir escaleras, sino a vivir, paso a paso, con la respiración regulada, el talón bien apoyado y mirando de frente. Son unas buenas instrucciones para vivir.

Y ésta es la otra parte de la cita de la q os he hablado antes:

“So many fail because they don't get started”

Esta parte es una idiotez enorme, y sólo se entiende cuando vemos quién ha dicho estas palabras. Clement Stone fue uno de esos hombre q hicieron el puto “sueño americano” en el siglo XX. Nació pobre y se hizo escandalosamente rico, murió a los cien años y dejó como testamento libros de autoayuda y fundaciones filantrópicas.

Muchos fallan... ¿en qué, Mr. Stone? ¿En qué se falla cuando vives? No se falla en NADA. No es una carrera, no hay meta, no hay perdedores (losers, como los llaman allá), ni ganadores. Sólo hay gente q vive como puede, como le dejan sus coetáneos y su naturaleza. No hay héroes, no hay seres de ficción, aquí todos vamos al baño.



Instrucciones para subir una escalera

[Instrucciones. Texto completo]
Julio Cortázar

Nadie habrá dejado de observar que con frecuencia el suelo se pliega de manera tal que una parte sube en ángulo recto con el plano del suelo, y luego la parte siguiente se coloca paralela a este plano, para dar paso a una nueva perpendicular, conducta que se repite en espiral o en línea quebrada hasta alturas sumamente variables. Agachándose y poniendo la mano izquierda en una de las partes verticales, y la derecha en la horizontal correspondiente, se está en posesión momentánea de un peldaño o escalón. Cada uno de estos peldaños, formados como se ve por dos elementos, se sitúa un tanto más arriba y adelante que el anterior, principio que da sentido a la escalera, ya que cualquiera otra combinación producirá formas quizá más bellas o pintorescas, pero incapaces de trasladar de una planta baja a un primer piso.

Las escaleras se suben de frente, pues hacia atrás o de costado resultan particularmente incómodas. La actitud natural consiste en mantenerse de pie, los brazos colgando sin esfuerzo, la cabeza erguida aunque no tanto que los ojos dejen de ver los peldaños inmediatamente superiores al que se pisa, y respirando lenta y regularmente. Para subir una escalera se comienza por levantar esa parte del cuerpo situada a la derecha abajo, envuelta casi siempre en cuero o gamuza, y que salvo excepciones cabe exactamente en el escalón. Puesta en el primer peldaño dicha parte, que para abreviar llamaremos pie, se recoge la parte equivalente de la izquierda (también llamada pie, pero que no ha de confundirse con el pie antes citado), y llevándola a la altura del pie, se le hace seguir hasta colocarla en el segundo peldaño, con lo cual en éste descansará el pie, y en el primero descansará el pie. (Los primeros peldaños son siempre los más difíciles, hasta adquirir la coordinación necesaria. La coincidencia de nombre entre el pie y el pie hace difícil la explicación. Cuídese especialmente de no levantar al mismo tiempo el pie y el pie.)

Llegado en esta forma al segundo peldaño, basta repetir alternadamente los movimientos hasta encontrarse con el final de la escalera. Se sale de ella fácilmente, con un ligero golpe de talón que la fija en su sitio, del que no se moverá hasta el momento del descenso.

FIN

2 comentarios:

evilteq dijo...

Me ha recordado a una canción que me gusta mucho es Breaking the habit, de Linkin Park. La melodía tiene un ritmo frenético que dice una y otra vez que salgas de la rutina.

del-len dijo...

pues me temo q no habla de eso la canción, evilteq, habla de drogas (de desengancharse del "hábito")... pero eso sí, es preciosa! y has visto el vídeo? está muy bien