jueves, enero 24, 2008

Fisiones significativas

Cada palabra es un átomo de idea, con su núcleo y sus electrones girando y girando, atrayéndose y alejándose de otros átomos-palabra, intercambiando electrones (uno pa'mí, este pa'ti), mutantes significantes e inquietos significados.

Hay procesos q las palabras sufren sin quejarse, casi ansiándolo, pues ese es su destino, cambiar y adptarse a lo nuevo. Q antes tenía un solo significado, pues ahora tengo dos, y ninguno de esos es el viejo. Q antes mi significado era chiquitito y nadie lo usaba, pues toma expansión kopernicana y ahora soy grande como Júpiter y además con pequeños satélites.
Fíjate si me desternillo de risa, q antes me rompía las ternillas cartilaginosas y ahora me río de ello a carcajadas (un LOL cualquiera).

BOOM, en un momento esa palabra se desprende de su significado, lo abandona más allá de su esfera de influencia y se encuentra sola, buscando otro compañero. Y BOOM, encuentra otro casi instantáneamente, la estaba esperando, y se unen uno alrededor del otro como amantes, aún inseguros de su relación, pero cada vez más fuertes, luchando por hacerse un huequito en nuestra memoria lingüística.

Esto no pasa porque sí, esas desuniones y fusiones las hacemos nosotros día a día, jugando con la punta de la lengua, queremos dejar nuestra impronta en algo, queremos transmitir algo gracioso, algo espeluznante, algo emocionante.

Y así, en estas fisiones y uniones, creamos lo nuevo liberando tanta energía como un sol pequeño, q nos impulsa a crear más y más, hasta q nos vea todo el mundo en El Club de la Comedia.

No hay comentarios: