viernes, diciembre 07, 2007

Neuromante en Pórtico

Sólo he entendido un escaso 80% de Neuromante (W. Gibson). Cuando descubrí que en vez de su nombre utiliza el código de las compañías aéreas entendí por qué. El autor es un snob. El mundo q ha creado es original, pero vamos, no me ha entusiasmado. Aunq ya sé qué le pasa a Johnny Memonic, me hizo gracia.


En cuanto a Pórtico (F. Pohl), dios, esos años 70 q duros fueron. La premisa es chula: la exploración espacial facilitada por el descubrimiento de un puerto espacial alienígena lleno de naves q no se sabe muy bien cómo funcionan. Y ahí está el quid, cada viaje es una ruleta rusa: ¿a dónde irá, qué encontraremos -una supernova, la corona de un sol naciente- valdrá la pena o moriremos sin haber coseguido nada? Q lo haya mezclado con las terapias del protagonista con un androide psiquiatra es donde entran en juego esos años 70.... q daño hizo el psicoanálisis a la sociedad estadounidense...


Ah, se me olvidaba. Mi primer libro de C. Willis: Oveja mansa. Muy graciosa, cortita, para pasar el rato. Éste lo recomiendo.

1 comentario:

Fuchikoma dijo...

Para mi el mayor valor de Gibson es que junto con Phillip K.Dick se "inventaron" el ciberpunk ... ¿sería igual el cine sci-fi de hoy sin Blade Runner? ... NO ... pues ya está ... Neuromante no hay que entenderla ... sólo leerla ... y venerarla.
^_^