jueves, septiembre 28, 2006

Corrupción en Miami

Ayer vi Corrupción en Miami. Desde luego no tenía intención de ver esta película, pero si te pagan la entrada y te llevan y te traen a casa en coche, ¿cómo se puede decir que no a ir al cine?

Como habréis podido deducir, no esperaba nada. La serie la recuerdo como un desfile de tíos horteras en una ciudad eternamente soleada; de los personajes y las tramas, poquito. Y la película no es así.

Hay algunos que dicen en sus críticas q es como un episodio de la serie, q aunq no sean tan horteras los personajes, sí son parecidos en cuanto a la dureza de la vida de un poli encubierto, con todas sus decepciones y peligros. Otros dicen q la peli no se parece en nada a la serie, solo ha conservado los nombres de los personajes.

Yo os cuento lo que vi. Una película dura que intenta ser lo más realista posible, con la cámara como si fuera un documental de esos q unos reporteros siguen una noche en la vida de una patrulla; sin iluminación artificial, capturando sólo las luces de la calle por la noche y la luz diurna de días bastantes plomizos (nada de sol en esta Miami) -personas más sabias q yo dicen q la han rodado con cámaras HD, con grano… signifique lo q signifique eso-, nada de movimientos de cámara innecesarios (no me sé explicar bien, pero da la sensación de q todo está medido y remedido, q ningún plano sobra o está de más); todo transmite violencia, ya sea contenida o desatada: las posturas de los actores, la música, sus gestos, los ruidos de las balas (no son los típicos, parecen de verdad); las escenas de los tiroteos son espectaculares y dan miedo, todo ruido de balas (insisto, el sonido es impresionante), mucha sangre, poco diálogo inútil, allí se mata en un santiamén, sin avisar (o si te avisan es para despistar), hay coches rápidos y lanchas de esas horteras, pero no cansan (demasiado), luchas profesionales (los polis aquí parecen marines)…

Las conversaciones entre los polis y los narcos son un despliegue de "dime algo q no me gusta y te mato", y sientes la tensión de los personajes en todo momento, aunq no busquéis buenas interpretaciones, a mí me dio la impresión de q todos los actores estaban pensando; "qué marrón me ha caído, a ver cómo salgo de esta". Además no hay nada de desarrollo personal de los personajes, hay dos historias de amor pero como si no las hubiera; los malos son malos y los buenos son grises.

La historia es simple a más no poder, no hay giros inesperados de guión o sorpresas q suelen ser habituales hoy en día, lo cual, todo hay q decirlo y para mi más completa sorpresa, me ha gustado. Sabes desde el principio lo q va a pasar, en un puro cliché repetido a más no poder, y creo q eso está hecho aposta para que aprecies más la forma de rodar la película del director –Michael Mann, q al parecer suele rodar en este estilo, realista y oscuro-. La historia no es importante, sólo la violencia.

Lo q más me impactó fue las dos escenas de tiroteos. En la primera, a poco de empezar la peli, saltas del asiento por la descarga de las balas, q destrozan todo a su paso, sea metal de coche o carne humana. Es corta y muy intensa. La segunda escena, al final, es más larga y con varias minihistorias: la del herido q se hace un torniquete y sigue disparando, la del poli desde detrás q se va cargando a los malos, la de uno de los protas q se venga del malo y la del otro prota q es descubierto como poli por su "chica" y a la vez q pelea con ella la protege de las balas y mata a un malo. Y el caso es q te enteras de todas las minihistorias, lo cual es sorprendente. Y el sonido es acojonante, las balas suenan a tu lado y parecen completamente reales, y la luz es la luz de las farolas, nada de focos de cine. Al parecer estas escenas tan violentas y ruidosas también son "marca de la casa" de Mann.

La peli es larga como un día sin pan, eso sí, y aburre, eso también. Pero oye, la verdad es q si no esperas nada, algo sacas, aunque sea solo espectáculo y fotos bonitas.


... Y ahora q he releído mi crítica me he dado cuenta de lo poco q sé de cinematografía. Tania seguro q hubiera explicado mejor todos los aspectos técnicos. En fin...

1 comentario:

Anónimo dijo...

"... Y ahora q he releído mi crítica me he dado cuenta de lo poco q sé de cinematografía. Tania seguro q hubiera explicado mejor todos los aspectos técnicos. En fin..."

¡Por alusiones! (como dicen los tertulianos esos) Y aunque sea tres meses después (qué vergüenza...), la verdad es que, como a mí no me pagaron la entrada ni nada, pues no fui a ver Miami Vice. Ni ganas. De Michael Mann sólo he visto una peli completa: El Dilema, y la recomiendo a todo el mundo que me encuentro. Es un poquillo efectista, pero así es la vida en Hollywood últimamente. Si te digo la verdad, tampoco sé demasiado de rollos técnicos. Por desgracia, los que hacen pelis parece que sólo saben de eso.
Al empezar a leer tu crítica, me parecía que la peli te había gustado, por cómo describías la parte técnica. Pero, claro, el palo se lo has dado (bueno, se lo diste hace tres meses) al llegar a la parte en que todas las superproducciones hacen aguas, que es, cómo no, el guión. Imagino la conversación en el estudio:

EJECUTIVO: Quiero explosiones, una persecución coche-helicóptero y una pelea KungFu.
PRODUCTOR: No hay problema. El cuñado del prota tendrá una fábrica ilegal de dinamita en lo alto de un rascacielos donde un chino mandarín karateka pilota un helicóptero cargado de cocaína.

Y luego van las almas cándidas al cine, y pasa lo que pasa. Si el guión te lo escriben los efectos especiales, no hay más que hablar. Así que me temo que todos tendremos que aprender los rollos técnicos porque, dentro de poco, será lo único que tengan las pelis grandes. Y lo peor es que se va contagiando al resto de industrias, desde el cine independiente norteamericano hasta el cine europeo y oriental (que ya venía con lo suyo).
Hay quien dice que faltan guionistas, y es verdad, pero yo creo que, sobre todo, faltan productores con lo que hay que tener para sacar adelante buenos proyectos. Si Jack Warner levantara la cabeza... Bueno, sería el primero en querer sacar tajada de la situación, pero fliparía viendo lo cobardes que son los productores y la pasta que ganan las superestrellas (¿Cuál será el salario medio de los guionistas?)

Vok
P.D. Hala, vaya rollo que os he soltado, jeje.