miércoles, mayo 24, 2006

Obviedades

Buscando foros de Criminal Minds (serie a la que me he enganchado malamente) en el Google (esa caja de sorpresas), he encontrado este artículo de diciembre de 2005 en el q la directora del departamento de programación de Antena 3 nos dice cosas q todos sabíamos:

Las series americanas: Rentabilidad y Creatividad en la Parrilla
Lunes 5 de diciembre de 2005.

Charo Calvo
Directora del departamento de programación de Antena 3
La ficción es y ha sido desde el inicio de las emisiones en el Paseo de la Habana, allá por los años 50 del pasado siglo, el formato rey de nuestra televisión. Largometrajes, seriales grabados en Prado del Rey o series procedentes de los EEUU ocuparon desde un primer momento lugares destacados en el monopolio televisivo de nuestro país.
Casi medio siglo después las series, ya sean de producción propia o ajena, de largo recorrido o de capítulos limitados, drama o comedia, de media hora o de hora y media, se han convertido en el formato más rentable para una televisión. Ocupan, en la mayoría de las ocasiones, el horario de máxima audiencia, y, en otras muchas, el post-primetime con reposiciones de capítulos de la misma serie, pero de otras temporadas. Si son de producción propia, las cadenas pueden alargar o reducir la duración de un capítulo, dependiendo de las necesidades de programación y, sobre todo pueden ligar su imagen de cadena a una cabecera de éxito.
Sin embargo el cine, a pesar de ser el género de prestigio dentro de la ficción, parece haber perdido eficacia en las televisiones generalistas. Es lógico si analizamos el recorrido de un largometraje desde que se estrena en salas comerciales y obtiene un gran éxito de taquilla hasta su emisión en una TV en abierto; varios millones de personas pueden acudir al cine para disfrutar de la película y posteriormente, el largometraje inicia su andadura por el negocio del Video/DVD, con el alquiler y/o venta directa. Meses después y, simultáneamente al video, pasa a “pay per view”, o pago por visión a través de canales de cable o satélite, y ahora también por ADSL. A veces nos vamos al quiosco de la esquina y podemos ver que tal o cual periódico o revista nos “regala”, pagando 5 €, este título. Tras este periodo de tiempo, esta película pasa a los canales de pago y multidifusión, durante un periodo no inferior a 12 meses, y, una vez superado estos obstáculos, los canales en abierto pueden programar la película, eligiendo el día más adecuado para conquistar a aquellos individuos que, por casualidad, no han visto todavía esta película, y por la cual han pagado cientos de miles de euros.
Aún así el cine es un formato imprescindible en una televisión generalista. Con una estudiada selección de títulos y cuidando la imagen del contenedor se puede alcanzar una audiencia media muy superior a la de la cadena. Pero, además sirve para tapar agujeros en la parrilla, para sustituir un programa que no alcanza las expectativas puestas en él y para cubrir días especiales o de fiesta: programar un largometraje no supone la puesta en marcha de una complicada y costosa máquina de producción, sólo se necesita haberla comprado y que el periodo de vigencia esté en vigor.
Hemos visto que las series están ganando terreno a los largometrajes, pero no sólo desde un punto de vista de utilidad y eficacia, también en creatividad, originalidad e incluso en calidad. Si se analiza el producto procedente de la industria de Hollywood, de las grandes productoras cinematográficas, se puede observar una carencia de ideas novedosas o un miedo exacerbado a ellas, por eso se recurre a secuelas de títulos de éxito, como “Superman returns”. “Saw II”, “King Kong”, “Esta abuela es un peligro 2”, entre otras. Pero paralelamente a este estancamiento creativo, las grandes productoras Fox, Touchstone, Paramount y Universal parecen estar dando rienda a los guionistas y gracias a ello, los espectadores podemos disfrutar de series de calidad, bien escritas y con una producción casi comparable a los filmes destinados a su estreno en salas. Así, “Mujeres Desesperadas”, emitida por TVE1 en la pasada temporada, y en EEUU por la ABC los domingos en prime time, consigue en su país de origen, ser el programa más visto de la semana, por individuos con edades comprendidas entre los 18 y 49 años, alcanzando un total de 24 millones de espectadores. Esta serie, cuya sinopsis la podría clasificar como una más entre todas las de su mismo género y temática, adquiere su excepcionalidad gracias a sus originales guiones, la naturalidad y frescura con la que se abordan situaciones manoseadas en exceso, pero sobre todo por la capacidad de sus creadores de dar vida a sus personajes, hacerles creíbles a pesar de sus excéntricas tramas: sus personajes se cubren de piel, adquieren vida por sí solos y consiguen identificarse con los telespectadores.
Mención merece también “Perdidos”, inquietante serie de suspense y misterio que ha conseguido atrapar al público americano los días de su emisión en la ABC, los miércoles en primetime, reuniendo ante el televisor a más de 21 millones de individuos, colocándose así en el primer puesto del ranking del día.
Estas y otras series como “Prison Break”, de la 20th Century Fox Television, o “Criminal Minds” de la Paramount Televisión, y emitida por la CBS, aparecidas en los mercados internacionales (los Screaning de L.A.) durante este año, están canalizando las nuevas ideas y el buen hacer de los creativos, que parecen tener las manos atadas en el mercado cinematográfico, cada vez más pobre en ideas y más rico en costes de producción.

Pues eso, confirmado por una "experta", q vivan las series y las madres, y padres, q las parieron ;-)

No hay comentarios: