martes, agosto 09, 2005

¿Dónde está mi hijo?

No quiero destrozar la serie (la nueva Galactica) a quienes no la hayan visto, así que a grandes rasgos diré que E. James Olmos es el capitán de una nave militar que defiende a un montón de naves civiles a su alrededor mientras escapan de un genocidio seguro a manos de unas máquinas, ocurren un montón de cosas bastante desagradables (desde buscar agua y combustible hasta escapar de las máquinas, pasando por descubrir que tiene espías a bordo y luchas de poder con la presidenta civil), y después de un hecho sobre el q tengo q ser demasiado vaga para no estropearos la diversión, pero q os aseguro q es grave, diré q aparece destrozado física y moralmente a la puerta de su XO (su segundo al mando) y de repente le pregunta: “¿Dónde está mi hijo?”. Y esa pregunta me llegó al corazón.

Así de repente no me entenderéis, pero dentro el contexto de muchos, pero q muchos, episodios esa simple pregunta acaba de devolverme mi interés hacia la serie, interés que había perdido alrededor del final de la 1ª temporada. ¿Por qué? Porq los guionistas me acaban de demostrar otra vez q hay gente inteligente escribiendo, no solo historias, sino personajes, y eso, en el mundillo de las series de ciencia-ficción, es un milagro.

A este capitán le importa un comino el estado de la flota (bueno, exagero, q tiene además un carácter de mil diablos el tío) pero lo subordina todo en un momento a la búsqueda de su hijo, de su única familia, y es un momento tan humano, en una serie tan oscura, q te sorprende. Y el caso q no es la primera vez q lo hace, es un rasgo de su carácter q ha quedado bien definido antes, pero q el personaje sea consecuente y lo sea en ese preciso momento, aunq solo sea con una simple pregunta, me asombró. Y ahora quiero ver la serie no por la historia de la guerra, no por las locuras de Baltar, no por todas las subtramas q han metido, solo por la relación entre ese capitán y su hijo el piloto, q es tan testarudo y tan recto moralmente como él, y q al parecer están condenados a enfrentarse una y otra vez, teniendo los dos a la vez razón y no teniéndola, tan real como la vida misma.

Luego está Voyager. En el último episodio q he visto cortesía de mi hermano, q está enviciado, aparece nuestro bien conocido Q (ejem, conocido por todos los trekkies, quiero decir) con ¡un hijo! Y adolescente para más inri. El caso es q lo deja sin poderes en la nave para q la capitana le “eduque” en una semana. Toma ya. Y el caso es q, por supuesto en el universo Star Trek, lo consigue y sale un adolescente educado y responsable en 7 días (como la creación, q os parece). Patético. Moralista. “Hay q castigarlos”, “hay q hacerles caso”, “hay q estar con ellos”, catálogo de buenas virtudes americanas del “buen padre”. Todo en un ambiente desinfectado y limpio, como en todos los enterprise q se precien, y no me refiero solo a los suelos de la nave y a los vestiditos último modelo.

Qué diferencia entre las dos series.

[Evilteq, si es q la serie es mala… Ah, y el episodio doble q me recomendaste, mi hermano me explicó de qué iba, y he de decirte q ese episodio también lo tiene Stargate. Nada nuevo bajo el sol. Todos se repiten como persianas. ¿De veras piensas q me va a gustar? No sé, no sé… date cuenta de q no están ni daniel ni cameron… ;-) ]

The 4400, serie q también había sufrido un bajón desde mi punto de vista al principio de la 2ª temporada, ha recuperado el ritmo de una manera rápida y decisiva. ¿Y a que no sabéis el tema del último episodio? El padre protagonista defendiendo a su hijo, a costa de sus valores morales, leyes, trabajo, amigos, compañeros… (Es importante tener en cuenta q es ex agente del FBI y ahora trabaja para otra agencia gubernamental.) Hay una escena en q la profesora del hijo (por cierto, la nueva médico de Stargate, mujercita orgullosa de Michael Shanks y ex-nave Andrómeda) le dice al padre: “Su hijo le quiere, pero no confía en usted”. Y la cara del padre es para enmarcarla. Supongo q es un punto de esos q los guionistas llaman de no retorno para los personajes: cambian, y con ellos la historia cambia, mejorando. Los personajes se hacen humanos, fallan, se equivocan. Y los espectadores aplaudimos.

Y es q el tema de la familia se me repite últimamente. Para septiembre tengo q examinarme y uno de los temas es “la familia”. Y es un tema jodido, porq mira q no hay diversos tipos de familias en este mundo, muchas más de las q nos creemos. Si es q los occidentales nos miramos realmente al ombligo…

PD. En septiembre echan Galactica en Calle 13.



1 comentario:

evilteq dijo...

Por alusiones, lo que queria decirte es precisamente eso: que el episodio es CALCADO al de SG. Por eso lo tenías que ver, para ver la maravillosa imaginacion que tienen los ¿guionistas? b&b. Para que te hagas una idea, yo los de voyager me los baje algo caoticamente y cuando me lo baje y lo vi, pense que me habia equivocado y me habia bajad uno que ya habia visto.