lunes, junio 06, 2005

Mal lunes

Hoy es uno de esos días en los q te preguntas para qué coño te has levantado: tardas el doble en desayunar y vestirte, te has olvidado de preparar la noche anterior las bolsas de ropa para dejar en el portal para q las recojan los de la asociación esa, sales por lo tanto unos 15 minutos más tarde, atasco de más de una hora, dolor de regla aunq te has tomado la pastilla azul (esto parece matrix), llegas más de media hora tarde al curro (y eso q aún tienes q recuperar tiempo de la semana pasada), todavía haces cálculos imposibles para poder irte de viaje en julio e ingresar a la vez dinero en la cuenta vivienda, repasas todo lo q te falta para estudiar para el examen de dentro de 2 días y el café es asqueroso.

Sólo te hace feliz el estreno de la segunda temporada The 4400 ayer, q hoy mismo te vas a bajar como una loca, y ojeando El Mundo en Internet (para qué comprar ya periódicos) encuentras un especial de series muy chulo, aunq corto:
http://www.elmundo.es/especiales/gps/2005/05/seriemania/

Evidentemente en enlace no durará mucho, así q echadle un vistazo ahora. Básicamente reclama para las series de TV un puesto de referencia frente al cine en cuanto a originalidad, irreverencia, diálogos inteligentes… El cine ahora solo hace remakes (si hasta han rodado otra del coche ese, Herbie: Fully Loaded) como otra vez La Guerra de los Mundos, de la q por cierto el escritor de c-f Harlan Ellison ha dicho:
"What annoys me is that Spielberg is such an egomaniac these days that it has to be 'Steven Spielberg's War of the Worlds. No, you puss-bag. It's H.G. Wells' War of the Worlds, and it wouldn't kill you to put his f--king name on it."
(“Lo q me irrita es q Spielberg es tan egomaníaco hoy en día q tiene q ser La Guerra de los Mundos de Steven Spielberg. Tienes mucha jeta (traducción imaginativa y libre de puss-bag). Es La Guerra de los Mundos de H.G. Wells, y no te mataría poner su puto nombre en ella.”)

En fin, q el especial me ha hecho recordar los diálogos inteligentes de Desperate Housewives (hay escenas memorables, os lo digo yo), el guión lleno de sorpresas de Lost, el primer episodio de la nueva Galactica (33 minutos cíclicos llenos de tensión), la política americana de West Wing, el sarcasmo de Six Feer Under, o la ternura de Medium.

En películas tenemos a Herbie, Embrujada, niños en La Guerra de los Mundos (qué insistencia en meter niños tiene Spielberg), u otra de Batman.

Me quedo con la tele (especifico: solo series americanas, por favor... quizá alguna británica).

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ya sé que llego tarde, más de un mes. Pero estoy en el trabajo sin trabajar, que es más deprimente de lo que parece, y el tema me interesa.
Soy muy reticente a las series de televisión. Mi imagen de las series es "El príncipe de Bel-Air" y "Cosas de casa". Por más series que veo, no consigo quitarme esa idea de infancia de la cabeza. Y me sorprendo siempre que veo una de las buenas. La parte irracional de mi cerebro, tan amplia, no comprende que ahora las series se hacen con pasta, guionistas e ideas. Algo que dignifica la televisión, junto con algún programa más o menos decente.
Aún así, después de cinco años de universidad estudiando teorías espeluznantes y vivir apasionadas discusiones sobre los efectos directos e indirectos de los medios, siempre que disfruto viendo una serie me pregunto: ¿Con qué me están intoxicando? ¿Por qué no me doy cuenta? ¿Me afecta en mi visión del mundo? Da vértigo y un poco de repelús, pero sigo viendo series porque... están muy bien hechas.
En el caso de las pelis, no creo que el cine sea sólo una máquina de remakes y guiones absurdos. Eso es el cine comercial norteamericano, una parte muy pequeña de la producción cinematográfica mundial. A pesar de que el presupuesto de una sola peli de esas sea equivalente a todo un año de cine en Argentina, por ejemplo. El cine no está en crisis. Hay buenas películas europeas, asiáticas y latinoamericanas. Y alguna interesante en el cine independiente norteamericano.
Son las pelis de estudio las que pasan una mala racha. Pasa cuando se produce desde Wall Street. Se lo tienen merecido. Pero me da lástima el público de esos... "productos". Pobres víctimas.
Un consejo, t: Igual que para ver una buena serie no pones Hospital Central, para ver una buena peli no veas cine norteamericano. Sé que te costará, pero merece la pena.
Vok