martes, abril 12, 2005

Tengo cosas q hacer, tengo q colgar

¿Alguna ves habéis pensado en vuestro historial del videoclub? Cada vez q cogemos una peli, se queda apuntado en la base de datos el título q has elegido. El otro día se me ocurrió pensar en el mío, y es... raro.

La última vez me llevé a casa dos pelis: Spartan de David Mamet y Lost in translation de Sofia Coppola.

Spartan es acción sin sentimientos, una película totalmente fría, su protagonista es Val Kilmer, cuya actuación de un soldado de fuerzas especiales es... fría, lleva una máscara en todas las escenas. No sé si afirmar q es una buena actuación o no, aunq desde luego está en sintonía con el clima general de la película. Por cierto, el título me llamó la atención, ¿por qué llamarla Spartan? Por supuesto busqué en los foros de imdb (atención a la próxima anotación del blog), y he aquí q es una cita de la película:
"Leonidas, King of Sparta ... when a neighboring state would plead for military aid, would send one man" (Leónidas, rey de Esparta ... cuando uno de sus vecinos le rogaba ayuda militar, mandaba solo a un hombre), indicando así ¿que sus hombres eran los mejores guerreros en la Antigua Grecia y q no hacía falta más?, ¿que era un político astuto y como no podía decir q no, decía q sí a medias? El caso es q supongo q el título puede referirse al personaje de Kilmer, un buen soldado, como profesional y como persona, q es competente luchando y q sigue los dictados de su conciencia, a diferencia de sus superiores.
¿Y he dicho q es aburrida? Porq lo es.

Lost in translation es no acción con sentimientos, una película increíblemente lenta. Bill Murray es el actor principal, un Murray sin caras cómicas (casi). Dos matrimonios en crisis, al principio de la vida ella, maduro él, con crisis vitales de esas q me suele gustar mirar como espectadora implicada, ella haciendo turismo sola por Japón (un país q me encanta), un guión con frases como "Tengo cosas q hacer, tengo q colgar" (ambos protagonistas la oyen decir por teléfono mientras ellos desesperadamente piden ayuda al otro continente), reflejo de la soledad y separación entre las personas en la vida moderna. Es triste con final de media sonrisa, me identifiqué con algunas escenas (las de turismo me hicieron recordar mi breve estancia en Londres), la historia de acercamiento entre ellos dos me llegó al corazón, las actuaciones me parecieron geniales, incluso, sobre todo, la de Murray. Tiene todas las cosas q harían de esta película una de mis preferidas.
¿Y he dicho q es aburrida? Porq lo es, terrible y soporíferamente aburrida, tanto q escribí notas para el blog mientras la veía.

No sé si es la época esta post-traumática por la q estoy pasando, pero me cuesta encontrar un película q me guste de veras (The 24th Day y Donnie Darko fueron realmente una excepción a la regla). Pero es q me aburren, ya sean de acción, ya sean de sentimientos, románticas-cómicas (¡cómo me aburrí con Mi gran boda griega, pordios!) o de ciencia ficción (como vea otra adaptación de Philip K. Dick me pego un tiro. ¡Eh, guionistas, q hay más escritores buenos de c-f!).

En fin, las dos películas me dejaron fría, no me aportaron nada, aunq Lost in translation me hizo pensar en otras cosas, me hizo volar en mi imaginación hacia otras historias, lo cual me hizo pasar un buen rato. Y me hizo desear otra vez una polaroid, ah, si deben estar baratas ahora...

1 comentario:

Raquel dijo...

Estoy de acuerdo contigo en lo de Lost in translation, porque tenía muchas expectativas y me dejó fría. ¿Ella estaba embarazada? La veía rara. Me estoy acordando de una peli que me impacto hace ya un par de años, y no sé i es la de 24th day. Era en el Reino Unido, y era tras un infección vírica terrible. ¿Es esa de la que hablas? Era auténticamente impactante, tanto por la estética, como por el tema, y el pedazo de actor desconocido, la crítica sobre el uso del poder. Creo que erea del director de Trainspotting, que por cierto, he revisto y me ha vuelto a cautivar, aunque no tanto como la primera vez.Qué versatil es Ewan Mc Gregor, o era....
Gracias por volver