viernes, abril 15, 2005

Lo q nos gusta hablar

Afuera, en la ventana del segundo piso de la casa, ya noche cerrada, hay un niño arañando el cristal ansioso.
―Déjame entrar, soy tu amigo. Déjame entrar.
Su amigo, otro niño, le oye, se levanta de la cama y aterrorizado mira fuera.
―Déjame entrar.
Su rostro es lívido, sus ojos brillan y entre sus dientes sobresalen dos colmillos afilados.

Y fin. Sí, se acabó al primera parte de la miniserie. Durante años me he preguntado: ¿le habrá abierto la ventana al vampiro? ¿Le habrá mordido este? ¿Se habrá convertido en vampiro y habrá matado a su familia como ocurre en las mejores novelas de miedo? Es lo q pasa cuando una escena te impacta tanto, q sigues pensando en ella durante años y años, recuerdas la niebla gris, el ruidito de los arañazos en la ventana, los ojos fríos del puñetero niño-vampiro…

Hablo de Salem’s Lot
, miniserie de 1979 basada en un libro de, cómo no, Stephen King. Creo q fue emitida por Antena 3, en dos partes. Vi la primera, y, no sé por qué, quizá por puro miedo, no vi la segunda, de lo cual me he arrepentido muchos años, porq quería saber si el niño dejaba entrar al vampiro o no. Así q cuando en el 2004 la Turner hizo un remake (‘Salem’s Lot), lo vi solo para saber cómo terminaba. Y el niño le invita, pero como es muy listo y además es un friki (“friki” en el sentido q tenía la palabra antes de q la adaptara el famoso programa de Crónicas marcianas, q por cierto no sé si sabéis q es el título de una pequeña obra maestra de la literatura de ciencia-ficción, es una pena q usen mi género literario favorito para memeces de este estilo) y es un chico q ha leído muchos libros de terror y visto muchas pelis de vampiros, coge un pequeño crucifijo, y cuando el niño-vampiro atraviesa volando la ventana directo a su garganta, le toca con la cruz en la frente y el vampiro se larga aullando. Me ha decepcionado esta conclusión, la verdad. Y el final de la miniserie tb me decepcionó. Siempre es mejor tu imaginación para esos casos.

Pero claro, luego de verla pensé… ¿y el final de la serie original sería diferente? Y ya q estamos, ¿el final del libro? ¿Y q canción es la del final? ¿Y quién era el actor de la original del vampiro principal? ¿Y del escritor? Cuando tienes tantas preguntas, lo ideal es internet, pero ¿dónde encontrar exactamente las respuestas? Pues en foros, por supuesto. Hace unos años sabías q siempre había alguien q sabía un montón de algo en concreto, sólo hacía falta encontrarlo. Ahora simplemente te vas a un foro especializado y hala, a alucinar con la gente. Porq a la gente, no sé si os habéis dado cuenta, le gusta mucho hablar. Sólo hace falta q os paseéis por los blogs sin ir más lejos ;-)

Los foros tienen una serie de normas de etiqueta q pueden parecer aún más estrictas q las normas conversacionales. Es así porq cuando estás protegido por una pantalla y encubierto por un seudónimo chulo, te sale la vena hinchanarices, y sueles ir insultando al personal (estoy escribiendo en segunda persona impersonal… no me incluyo, ¡por supuesto! ¡Yo soy más borde en persona!). Hay administradores q pueden banear (expulsar) a los q se pasan de listos, y hay moderadores q son como guardias de tráfico, hacen “buh” y asustan a los pseudoescritores de enciclopedias para se comporten como es debido.

Después de un tiempo, los usuarios se conocen y se tutean por sus nicks (seudónimos), se echan unas risas juntos comentando los fallos de las últimas novedades del mercado (en el ámbito q sea, siempre hay fallos) y se defienden mutuamente a capa y espada frente a otros usuarios q piensen de forma diferente a ellos. A veces organizan quedadas. Una vez conocí en persona, por separado, a dos de ellos, q sólo se conocían a través de un foro (en el q eran como el perro y el gato). Cuando descubrimos la situación, había planeada una quedada en Madrid de todo el foro, y recuerdo q cada vez q veía o hablaba con alguno de ellos antes del gran evento, me preguntaban incansablemente acerca del otro. Perdí el contacto, así q no sé si al final se hicieron amigos o no... quién sabe.

Lo q me gusta es ese sentido de la comunidad q se puede llegar a formar entre los usuarios habituales. Cada participante se siente orgulloso de formar parte de esa nueva “familia”, sabe q diga lo q diga será escuchado (no como en la vida real), y aunq sus opiniones sean absurdas, siempre habrá alguien con puntos de vista aún más absurdos. Es reconfortante. Las discusiones son duras, no os creáis, y la gente se cabrea mucho, se insulta y se pican unos a otros sin descanso. Pero ¿es q acaso no discutimos con nuestros hermanos constantemente?

La figura del lurker es la más cómoda, por supuesto. Son los q solo leen, no contribuyen en nada, son meros espectadores de las variadas conversaciones q se establecen entre los habituales y los esporádicos. Pero hay lurkers q se “enganchan” (eh, vosotros, sí, vosotros, ya sabéis quiénes sois, ¡no me miréis a mí!).

El foro al q suelo acudir para asuntos cinematográficos es el de
www.imbd.com. En cada ficha de cada película o serie hay un foro, y me suele sorprender la cantidad de información q consigo reunir. Otro gran foro para algunas series de TV es http://www.televisionwithoutpity.com/, en donde además hay resúmenes humorísticos de cada episodio. Por supuesto, en cada web dedicada específicamente a alguna película o serie existe un foro exclusivo. Si queréis crear uno vosotros, podéis dirigiros a http://miarroba.com/, te salen muchos pop-ups con anuncios, pero es gratis. (Yo tengo ahí el de antropología… lo encontré por casualidad un día, estaba abandonado y se lo pedí al administrador antiguo, el cual me lo transfirió amablemente.)

Ah, por cierto, la canción final de la miniserie del 2004 en Paint in black, la adaptación de Gob, por si queréis saberlo. A mí me ha encantado, más incluso q el original de Rolling Stones (ah, no me crucifiquéis los puristas…).

Respuesta a Raquel de la anotación anterior: la película q dices es distinta: 28 days later. No la he visto, si me la aconsejas habrá q echarle un vistazo ;-).

martes, abril 12, 2005

Tengo cosas q hacer, tengo q colgar

¿Alguna ves habéis pensado en vuestro historial del videoclub? Cada vez q cogemos una peli, se queda apuntado en la base de datos el título q has elegido. El otro día se me ocurrió pensar en el mío, y es... raro.

La última vez me llevé a casa dos pelis: Spartan de David Mamet y Lost in translation de Sofia Coppola.

Spartan es acción sin sentimientos, una película totalmente fría, su protagonista es Val Kilmer, cuya actuación de un soldado de fuerzas especiales es... fría, lleva una máscara en todas las escenas. No sé si afirmar q es una buena actuación o no, aunq desde luego está en sintonía con el clima general de la película. Por cierto, el título me llamó la atención, ¿por qué llamarla Spartan? Por supuesto busqué en los foros de imdb (atención a la próxima anotación del blog), y he aquí q es una cita de la película:
"Leonidas, King of Sparta ... when a neighboring state would plead for military aid, would send one man" (Leónidas, rey de Esparta ... cuando uno de sus vecinos le rogaba ayuda militar, mandaba solo a un hombre), indicando así ¿que sus hombres eran los mejores guerreros en la Antigua Grecia y q no hacía falta más?, ¿que era un político astuto y como no podía decir q no, decía q sí a medias? El caso es q supongo q el título puede referirse al personaje de Kilmer, un buen soldado, como profesional y como persona, q es competente luchando y q sigue los dictados de su conciencia, a diferencia de sus superiores.
¿Y he dicho q es aburrida? Porq lo es.

Lost in translation es no acción con sentimientos, una película increíblemente lenta. Bill Murray es el actor principal, un Murray sin caras cómicas (casi). Dos matrimonios en crisis, al principio de la vida ella, maduro él, con crisis vitales de esas q me suele gustar mirar como espectadora implicada, ella haciendo turismo sola por Japón (un país q me encanta), un guión con frases como "Tengo cosas q hacer, tengo q colgar" (ambos protagonistas la oyen decir por teléfono mientras ellos desesperadamente piden ayuda al otro continente), reflejo de la soledad y separación entre las personas en la vida moderna. Es triste con final de media sonrisa, me identifiqué con algunas escenas (las de turismo me hicieron recordar mi breve estancia en Londres), la historia de acercamiento entre ellos dos me llegó al corazón, las actuaciones me parecieron geniales, incluso, sobre todo, la de Murray. Tiene todas las cosas q harían de esta película una de mis preferidas.
¿Y he dicho q es aburrida? Porq lo es, terrible y soporíferamente aburrida, tanto q escribí notas para el blog mientras la veía.

No sé si es la época esta post-traumática por la q estoy pasando, pero me cuesta encontrar un película q me guste de veras (The 24th Day y Donnie Darko fueron realmente una excepción a la regla). Pero es q me aburren, ya sean de acción, ya sean de sentimientos, románticas-cómicas (¡cómo me aburrí con Mi gran boda griega, pordios!) o de ciencia ficción (como vea otra adaptación de Philip K. Dick me pego un tiro. ¡Eh, guionistas, q hay más escritores buenos de c-f!).

En fin, las dos películas me dejaron fría, no me aportaron nada, aunq Lost in translation me hizo pensar en otras cosas, me hizo volar en mi imaginación hacia otras historias, lo cual me hizo pasar un buen rato. Y me hizo desear otra vez una polaroid, ah, si deben estar baratas ahora...