viernes, enero 14, 2005

El juego como arte

El comentario de Tabbay a mi anterior anotación me ha hecho pensar en Andy Warhol.
¿Habéis visto ese retrato de Marilyn Monroe q es un cuadro dividido en muchas partes, en cada parte una foto de la actriz con diferentes colores? Mass production techniques, Pop art, lo llaman. En realidad es elevar los juegos a la categoría de arte, para mí.
Y la verdad es q me gusta. ¿Por qué no? Me parece q los juegos siempre han estado demasiado menospreciados, cuando el juego es lo primero q hacemos en esta vida, y cuando nos morimos aprendemos q todo lo q hemos hecho es en realidad un juego.

¿Sabéis cuántas versiones hay de la canción "House of the Rising Sun"? Es una canción tradicional, pero hay tantas versiones como cantantes, desde los Animals -q la hicieron famosa en los 60- hasta Nina Simone, pasando por Bob Dylan (aquí podéis leer toda la historia de la canción:
http://www.straightdope.com/mailbag/mrisingson.html).
Me gusta q haya versiones de las canciones, porq considero q cada autor le da un "toque" diferente. O incluso el mismo autor, como por ejemplo Eric Clapton y sus dos versiones de "Layla".

En literatura, hay versiones de distintos autores de la misma historia, como la leyenda de Don Juan, sobre la q escriben Tirso de Molina (‘El burlador de Sevilla y convidado de piedra’, 1627), Molière (‘Don Juan o el convidado de piedra’, 1665), Goldoni (‘Juan Tenorio o el libertino castigado’, 1734), Mozart (la ópera ‘Don Giovanni’, 1787), José Zorrilla (‘Don Juan Tenorio, 1844), Lord Byron (el poema ‘Don Juan’), Prosper Mérimée (‘Las ánimas del purgatorio’).

Es como lo q Tabbay comenta, "sabemos que existen tantas perspectivas como personas y que no existen "actos reales" porque tampoco existe una REALIDAD única; así que un autor puede hacer un alarde, sí, un ejercicio y tratar de ver una cosa de diferentes maneras ¿no?".

Supongo q sería como dar un aire fresco a una historia antigua. Como lo q hacen los q rescriben los clásicos de la Edad Media para adaptarlos al lenguaje moderno y q la gente los pueda leer sin quebrarse la cabeza, o como en el cine, al poner color a películas en blanco y negro. Lo q están haciendo es lo mismo: modernizar el viejo lenguaje cinematográfico, aunq solo sea parcialmente, con el color nada más, para q la gente de hoy en día los vea, los quiera ver.
(Por cierto, ¿sabíais q el primer cine, el mudo, el q todos pensamos q era en blanco y negro, tenía en realidad color? ¡Pintaban los fotogramas! ¡Increíble! Con el paso del tiempo esos colores se han perdido, aparte de q algunos directores no pintaban sus obras (como Charlie Chaplin), y ahora se ha perdido la conciencia de q el cine antiguo tb tenía color.)

Muchas personas piensan q esto es un sacrilegio o algo peor, q se está destrozando el acervo cultural de la humanidad. En parte les doy la razón, en parte se la quito.
Es verdad q se cambian obras pasadas, pero no se destruyen. Son versiones, no destrucciones. Se podría pensar q son equiparables a las versiones de "House of the Rising Sun" o de "Don Juan"; el original aún está ahí, disponible para el q quiera alcanzarlo, pero se han creado unas versiones q permiten a esos originales cumplir aún una de sus funciones primordiales, quizá el objetivo último de todo arte, llegar al público, hacer disfrutar a la gente, obligarles a sentir o pensar en algo diferente de sus vidas de cada día.

Sin embargo...
Aún me sigue sin gustar esto de los finales alternativos...
Me sigue sin gustar q George Lucas haya hecho 2 versiones de su trilogía de Star Wars, una para estrenarla (otra vez) en cine y otra ahora, para el DVD. Simplemente, no entiendo las razones para realizarlas (aparte de las comerciales). El original estaba estupendo y no entiendo por qué es importante q Han Solo pisotee la cola de Jabba the Hutt en la peli. Simplemente es q no llego.

Pero me encantan alguna nuevas versiones q salen a propósito de su estreno en vídeo o DVD, como el final extendido de Encuentros en la Tercera Fase (Close Encounters of the Third Kind, aunq Spielberg montó algo así como 3 versiones diferentes, por cierto. Ahora viene el problema de: ¿cuál es el original?).

¿Que esto es como las versiones de las canciones, de los cuadros, de los libros? Pues sí, y como he comentado, algunas versiones extendidas de los directores sí q valen la pena, pero creo q con los finales alternativos el juego entra demasiado en el arte, q rompe sus "reglas", y q creo q tengo demasiado apego a ciertos originales para ser una crítica objetiva y aportar algo con cierta imparcialidad.
Y ya es algo reconocerlo.

3 comentarios:

Raquel Táboas Baylín dijo...

¡¡¡¡¡¡oh,dios mio, no puedo menos que rendirme, me rindoooooo!!!!!!, después de este chorreo de cavilaciones, lleno de referencias musicales y cinematográficas eruditas (a las que no llego) me entrego a tu razón, ni rebato, ni discuto, me vences, tesa traviesa y me pongo de tu lado: los múltiples finales son un engaño.
Lo que no pienso perdonarte es que Casablanca te aburra ;-)

Raquel dijo...

Lo que no pienso perdonarte es que Casablanca te aburra"

A veces creo que "esta tierra no tiene corazón" (sic. Juan Perro)

Anónimo dijo...

wola,

Llego un poco tarde, pero tengo que opinar!!! Porque me parece que, a pesar de que te aburra Casablanca, tienes tu corazoncito... :-P
Tú no entiendes por qué Han Solo tiene que pisar la cola de Jabba y yo no entiendo porque hay que pintar el sombrero de Ingrid Bergman en la escena final de Casablanca... de azul, nunca lo olvidaré...
Siempre que se habla de estas cosas, me viene a la cabeza el caso de Con faldas y a lo loco (algún día deberías hablar de los títulos que ponen a algunas las pelis :-P). Resulta que Billy Wilder la rodó en blanco y negro porque le dio la real gana. Se peleó los productores, con la estúp... eeeeh, leyenda Marilyn Monroe, y al final se estrenó en blanco y negro. Imagina la cara que se le quedaría al buen hombre si la viera ahora coloreada.
Porque a veces, el blanco y negro no quiere decir falta de medios, sino recurso artístico.
Y las que se hicieron antes de la llegada del color, son parte de la historia. Colorearlas me suena a falsear la historia.
Sí que estoy a favor de que cada cual haga su versión. De hecho, algunos directores de cine mudo volvieron a rodar sus pelis con sonido años más tarde. Eso está bien.
Respecto a lo de que así se "moderniza el viejo lenguaje cinematográfico", más les valdría modernizarlo en lo que se está haciendo ahora mismo, que no son más que copias malas de lo que se hacía entonces.
Y si digo que tienes tu corazoncito es porque, aunque no ves mal que todos esos cambios se hagan sobre pelis que ni te van ni te vienen, como Casablanca, sufres con las que te gustan, como Star Wars. Cada cual llora lo suyo, ya sabes :-)
Y para acabar, respecto al fin último del arte, buff, es un terreno pantanoso. Así, sin matizar mucho, para mí el fin último del arte no es entretener al público, es crear. Pero el cine, que sin duda es un arte, también es una industria. Y el fin último de la industria sí que es llegar al público y entretenerle. Para mí, los finales alternativos, los montajes del director y todas esas chorrad... todas esas posibilidades del dvd, no tienen nada que ver con el arte. Son parte de la máquina de hacer dinero. Por eso no me gustan.

Vok